Monumentos de Avila

Se trata sin duda de la gran maravilla de esta localidad, con un aspecto magnífico, seguramente la muralla mejor conservada de toda la península ibérica. Su construcción data del siglo XI, cuenta con 88 torres diseminadas a lo largo de su recorrido, y seis puertas de acceso entre las que resaltan la del Alcázar y la de San Vicente. Uno no puede abandonar la ciudad sin haber pisado las piedras de esta maravilla arquitectónica, y hacerse una idea de lo que significaría para la población sentirse protegido en una época plagada de ataques, incursiones, saqueos y asedios.

Adosada a la muralla, y con cierto carácter de fortaleza, nos encontramos con la Catedral de ávila construida en el siglo XII sobre la antigua Iglesia romana de San Salvador. Se trata de una construcción recia, austera y, aunque se comenzó su construcción en estilo románico, hay en día es considerada la primera catedral gótica de España. A lo largo del tiempo ha sufrido innumerables modificaciones y ampliaciones por medio de palacetes y capillas, que en su aspecto actual hacen de esta catedral una edificación singular que la diferencia de todas las demás.

De visita obligada es también la Basílica de San Vicente, fuera de los muros de la ciudad, está considerada como una de las construcciones de mayor valor dentro del arte medieval en España. Según la leyenda estaría construida justo allí donde se llevó a cabo el martirio de San Vicente y sus dos hermanas allá por el siglo VI. Es de resaltar la belleza de la portada románica de la fachada oeste con sus arquivoltas y varias columnas que llevan adosadas figuras de los apóstoles de cuerpo entero a escala natural.

Por último mencionar que ávila posee una inmensa cantidad de capillas, conventos, iglesias, castillos, palacetes y todo tipo de monumentos que nos sumergen profundamente en una densa atmósfera medieval, por lo que su visita suele suponer para muchos, un viaje en el tiempo.